Espiritualidad

 

Cuando usamos la palabra espiritual, estamos hablando de la parte más elevada de cada ser humano. Esa parte de nosotros que nos impulsa a hacer cosas buenas, nobles y altruistas para los demás. Los más profundos y nobles sentimientos que tiene cada ser humano son  sus sentimientos acerca de Dios, Amor, Bondad, Compasión, Piedad y Dar (Servicio).

Cuando se trata de Dios y el hombre, sólo existe un lenguaje, y ese lenguaje es la espiritualidad. El concepto de espiritualidad, por lo tanto, puede referirse al vínculo entre el ser humano y Dios. El crecimiento espiritual se encuentra en todo lo que hacemos para cumplir con nuestra misión colectiva y personal en la vida.

La espiritualidad tiene que ver con las fuerzas fundamentales que impulsan nuestra vida, nuestros amores, nuestras pasiones más profundas. Es la fuente de nuestro sentido de significado y de nuestra voluntad de vivir; el origen de nuestros deseos, valores y sueños más profundos. La espiritualidad no es una cosa aparte de nuestras vidas, sino que es la fuente de energía fundamental que alimenta todas nuestras emociones, relaciones, trabajo y todo lo demás que consideramos significativo.

La vida espiritual es como una corriente profunda en el océano, que a menudo no se ve pero que fluye a través de toda nuestra experiencia. Que nos mueve a buscar la realización y la conexión, que nos empuja hacia la verdad, la bondad y la belleza.

La espiritualidad se puede expresar en tres formas: Saber, actuar y sentir.

Share This Post
Dejar un Comentario

EnglishSpanish
0